Estuvimos allí

Estuvimos allí.
La preparación de las obras no sólo llevó horas de ensayo. Nosotras no sólo ensayamos.
Nosotras conversamos con los compositores que se acercan y tienen ganas y música dentro del cuerpo.
Nos reunimos, hacemos con ellos un análisis profundo de las posibilidades de cada flauta, de los sonidos, de las técnicas, de los instrumentos.
Ellos escuchan, son curiosos, preguntan, piden que toquemos, que probemos sonidos nuevos, toman notas y graban.
Después de unos días – a veces semanas – vuelven.
Ya traen sus ideas escritas. Las probamos, discutimos, creamos lazos buscando que la música fluya, que tenga su sentido.
Y ensayamos.
El proceso es largo, lo sabemos, y es arduo. Porque nos enfrenta a desafíos nuevos, nos obliga a examinar, a pensar, a escuchar, a discutir, a probar. Y amamos este proceso. Es nuestro taller de sonidos y experiencias.
Amamos lo que hacemos porque cada obra que nace se hace parte de un repertorio que nos pertenece a todos nosotros: a ustedes público, a los intérpretes, a los compositores, a todos quienes formamos esta gran comunidad.
A las nuevas generaciones, porque lo nuevo despierta, inspira, provoca, renueva, no se queda quieto.
Por eso estamos. Por eso nos es tan grato revivir en cada concierto nuestra propuesta de tener un corpus de música argentina nueva y compartirla con todos los que quieran sentirla.
Las MEI hemos incorporado al repertorio más de veinte obras para flautas y dúos, y son de ustedes.
El comienzo de Urondo Contemporáneo reforzó estas convicciones y nuestras ganas de seguir adelante.
Son bienvenidos todos.
Patricia García
MEI música para flautas

Anuncios

Un comentario sobre “Estuvimos allí

  1. El espíritu que atravesó el concierto está en tus palabras Patricia. Ese mismo espíritu que Arlt transluce con otras palabras (anteriores, pero igual de vigentes): «El futuro es nuestro, por prepotencia de trabajo. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un “cross” a la mandíbula. Sí, un libro tras otro, y “que los eunucos bufen”».
    Una ovación a las dos por el trabajo, por la música, y por crear lazos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s