Breve relato acerca del Concierto 1 del “Urondo Contemporáneo 2”

Tiempo de recorrer el recinto con la mirada y las piernas, hallar una silla, sentarse, acostumbrarse al entorno y esperar hasta que.

Desde el fondo aparece un hombre que hace una reverencia y se esconde detrás de una columna. La gente aplaude esta acción y luego concede un breve silencio que es interrumpido por un relámpago. Afuera llueve y adentro el piano empieza a sonar.

El sonido se propaga en una sucesión de simultaneidades que nunca coinciden con lo que mi expectativa acostumbrada espera, pierdo cada apuesta que transcurre en el tiempo, en cada instante del pulso en que el piano se toca y lleva sus resonadores a puntos límite de claridad, potencia y belleza. La música va y viene a través de diversas combinaciones de notas que juegan entre ellas sin favoritismos durante alguna fracción de hora más larga que algunos minutos; que son detenidas por otro relámpago que -esta vez- hace callar al piano.

El hombre regresa desde su escondite columna y se inclina cordialmente insinuando “fui yo quien hizo sonar el piano” y la gente también le aplaude esta acción, y el piano -humilde- no agrega nada, permanece tácito, exhausto después de tanto esfuerzo.

Entonces desconfío y disputo mi certeza. No entiendo si estoy ante una máquina sensible inventada por aquel hombre que dio por sentado que tal objeto es algo habitual o si es que a través de la columna el hombre se transporta al interior del piano, si la lluvia eléctrica es imprescindible para generar la energía suficiente para tal propósito. Y mientras intento -con impotencia- hacer de mi inquietud un manifiesto, el hombre desaparece progresivamente hacia el fondo y también la tormenta.

   Tiempo de distensión y reflexión. Intercambio de opiniones con una parte mínima de la multitud, todos actúan con naturalidad. Busco cómplices, intento -con gestos e indirectas inútiles- blanquear lo del hombre-piano hasta que.

Desde ese mismo fondo de desaparición se aproximan dos mujeres que traen dos números gigantes y de metal, y mi sentido común aguarda a que desde el portal de desaparición y aparición surja el gigante que cumple 44 años dispuesto a soplar las velas tubo plateado. Pero por más que ponga mi mayor esfuerzo en función de ese deseo no hay gigante ni cumpleaños y las mujeres comienzan a interpretar música a través de las velas, comienzan a manipularlas de tal forma que ponen en evidencia que son instrumentos musicales, que son flautas gigantes, gigantes y desnudas; y mientras la música y la desnudez transcurren, transcurre la historia. Se escucha cada instante de aprendizaje en que el instrumento fue tocado de diversas maneras, cada posible hecho sonoro del instrumento en contacto con el músico. Todos los sonidos que en otra época eran envueltos por notas musicales al servicio de otro objetivo melódico, ahora cuentan con el consentimiento de la misma música que los necesita para existir, y son esos los sonidos que invaden el recinto y musicalizan la celebración de la desnudez de las flautas contrabajo.

Imprevistamente, suena una nota larga y pura, y el instrumento se recuerda flauta en su plan original y por un momento logra ocultar su desnudez detrás de ese sonido. Pero la fiesta sigue y el piso del lugar se vuelve progresivamente ropa, y me surgen ganas de ser gigante y cumplir años, saber leer partituras, soplar, silbar, haber transitado -completa- la historia resumida por la que ahora me dejo llevar para volverme música contemporánea que devela la desnudez de las almas hasta los huesos, hasta desaparecer por el portal.

   Tiempo de volver en una materialidad otra.

Agustín Bandi (28/05/2018)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s