Escuché

Quisiera destacar, que no soy muy partidario de  las críticas en cuanto a la estética musical. Por tal motivo me limitaré a hablar del concierto en líneas generales.

Primeramente me pareció muy acertado que comience un solista y luego un ensamble.Esto fue creando  una gradualidad en la masa sonora y tímbrica que llega al oyente.La última obra ejecutada por el trombón, al poseer una pista de audio (electroacústica)genera un puente ( en lo que a la gradualidad respecta) entre una sección y la otra del concierto . Las obras que fueron ejecutadas por el ensamble, fueron en cierta medida bastante variadas en cuanto a la idea formal (siendo la más formal y pregnante la obra con el acorde de Ginastera). Más allá de esta salvedad, todas las obras se funden sonoramente casi en un bloque, creando lo que se podría denominar una estética de concierto buscada y pensada a priori con este fin. La cuota de humor en la última obra  es un momento de cadencia, que prepara el final del show. De más esta decir el gran nivel de los instrumentistas, y a mi criterio muy rica la parte rítmica del repertorio.

Un saludo!

Sebastián Pafundo (3/7/18)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s